Archivo de la categoría: culpa y negligencia

Reclamaciones en casos de culpa consciente e inconsciente

Negligencias por responsabilidad profesional medicaEl médico no ha previsto el resultado porque éste no era previsible, por lo tanto no puede serle imputado. “El no haber previsto la consecuencia dañina separa a la culpa del dolo, el no haberla podido preveer separa el caso fortuito de la culpa”. Tipos.- Culpa Inconsciente: Es la falta de previsión de un resultado típicamente antijurídico, que pudo y debió haberse previsto al actuar (ha obrado con negligencia o imprudencia pero no imaginándose el resultado delictuoso de su acción). Culpa Consciente: Es la previsión de un resultado típicamente antijurídico pero que se confía evitar, obrando en consecuencia (es decir, prevee el resultado de su acto pero confía en que no ha de producirse; la esperanza de que el hecho no ocurrirá, la diferencia del DOLO). Culpa Profesional: Es cuando se han contravenido las reglas propias de una actividad, o sea hubo falta de idoneidad, imprudencia o negligencia. Culpa Médica: Es una especie de culpa profesional. Formas de Culpa Médica Impericia Del latín IN: privativo, sin; y PERITIA: Pericia. Lo que solicito a UD.

Podemos decir orgullosos que la mayoría de ellos están profundamente agradecidos de nuestra ayuda y muy satisfechos con los resultados obtenidos. Cuando alguien sufre un error o negligencia médica su primer deseo es solucionar o paliar el problema acaecido por dicho error, se focalizan todos los esfuerzos y esperanzas en reparar el fallo, en volver a ser como antes, a tener la misma vida. En todos estos casos, podemos observar como cada profesional de la salud, esperara que los demás desde la óptica de su especialidad hagan lo que le corresponda. El cirujano, previo a la finalización del acto quirúrgico, le solicita a la auxiliar que revise cuantas compresas fueron utilizadas y que se percate de que no quede ninguna en el cuerpo del paciente. Esta orientación se concreta en un primer estudio de la documentación médica y la viabilidad jurídica de su caso en concreto.

En esos momentos debe tener muy presente que cualquier documentación médica puede tener una suma importancia para el estudio y la acreditación de en una reclamación posterior, por esta razón se ha de solicitar copia de todo documento médico, aunque a su entender sea un documento sin importancia. En este sentido puede tener la tranquilidad de que LAS GRABACIONES REALIZADAS POR UNO DE LOS INTERLOUTORES SON PERFECTAMENTE LEGALES PUES NO VULNERAN EL DERECHO A LA INTIMIDAD (Sentencias del Tribunal Constitucional de 29 de noviembre de 1984, 20 de mayo de 1997 y 1 de marzo de 1996).

A LOS EFECTOS DE FACILITAR UNA VALORACION DEL DAÑO, ES RECOMENDABLE QUE: Recopile los partes de incapacidad temporal (baja), que en su caso, existan. Obtenga el expediente completo de incapacidad (incluido informe médico de síntesis) que, en su caso, se haya concedido. Obtenga certificado y/o factura de los medicamentos y gastos médicos y similares (fisioterapia, cirugía reparadora privada etc.) causados por la presunta negligencia. Obtenga informe médico del psicólogo, psiquiatra, etc., que explique la situación psiquiátrica en la que se encuentra la propia víctima o familiares de ésta. O, bien, por un delito de calumnia o injuria. Lesión y afectación, lesión ruptura de órganos: ojos, pulmones, riñones, etc. Cuando el médico consciente de tales connotaciones, recurre a algunos de los mecanismos de curación que suministra dicha medicina, deberá juzgarse su conducta tomando en cuenta ese contexto cultura.

LA IMPUTACIÓN OBJETIVA EN LA RESPONSABILIDAD MÉDICA TERMINOLOGÍA Antes de analizar las distintas facetas del tema con relación a los hechos protagonizados por los médicos, proponemos una introducción general, empezando por la terminología, pues la expresión imputación objetiva se presta a interpretaciones ambiguas: En una primera aproximación encierra la idea de atribuir un hecho a alguien. Fallos en la medicación Los daños producidos por negligencias médicas pueden provenir de una actuación Esta expresión quiere decir que la ley penal debe entrar en aquellos supuestos en los que realmente se justifique el perjuicio, es decir, no todo daño a un paciente de cáncer recibe una sanción penal.

Si fracasa la gestión de mediación se comenzarán con la gestiones destinadas a interponer la demanda civil, puesto que, la ley exige que para poder interponer una demanda por negligencia médica se lleve a efecto previamente una mediación. Confía sólo en verdaderos profesionales en esta materia.

¿Cómo actuaremos desde los abogados de Málaga ante un caso de Negligencia Médica? Indemnización Negligencia Médica Si usted o un ser querido ha resultado lesionado o sufrido cualquier perjuicio debido a una negligencia, en abogados de Málaga somos capaces de ayudarle a presentar una reclamación, en vía civil o penal, para obtener una compensación por sus pérdidas. Por otro lado, es importante que conozcas la Ley de Mediación (Ley 5/2012), que posibilita una resolución extrajudicial de las reclamaciones civiles contra los centros sanitarios privados. El miedo a denunciar Todos debemos ser conscientes de que la actividad sanitaria es de riesgo, especialmente porque las decisiones que se toman en este ámbito pueden ser diferentes unas de otras, sin que ello signifique que unas sean correctas y otras no.

En el sentido la obligación de soportar la carga de la prueba al perjudicado, no empiece que esta exigencia haya de atemperarse a fin de tomar en consideración las dificultades que normalmente encontrará el paciente para cumplirla dentro de las restricciones del ambiente hospitalario, por lo que habrá de adoptarse una cierta flexibilidad de modo que no se exija al perjudicado una prueba imposible o diabólica, principio que, como señala la citada sentencia de 4 de julio de 2007, obliga a la Administración, en determinados supuestos, a ser ella la que ha de acreditar, precisamente por disponer de medios y elementos suficientes para ello, que su actuación fue en todo caso conforme a las exigencias de la lex artis ad hoc” Los procesos judiciales por negligencia médica. Cuando la víctima fallece a consecuencia de la lesión, sin que este resultado haya sido previsto por el autor, aunque si pudo preverlo, responde al autor a título de imprudencia.